crítica de artes    
figuraciones
figuraciones
Memoria del arte / memoria de los medios n° 1 / 2
dic.2003
semestral
Bibliográficas
El procedimiento silencio
Paul Virilio, (Paidós, 2001, Buenos Aires)
Sergio Moyinedo
texto integral
autor

comentarios
aAimprimir

Texto integral

Arte, inmediatez y memoria

Al comienzo de Un arte despiadado se nos anuncia que se trata de la transcripción de una conferencia, de aquí en más el texto se desarrolla a la velocidad de una elocuencia enfática y según un encadenamiento de conclusiones cuyo fundamento argumental se resuelve con el recurso a ciertos lugares comunes relacionados con el pacifismo, el ecologismo, la anti-globalización y una visión apocalíptica de los medios de comunicación. El tema central de la conferencia es el carácter despiadado (impiadoso) del arte contemporáneo; Virilio acude aquí a clichés conocidos (Holocausto, Hiroshima, Chernobil) para establecer analogías con el arte contemporáneo al que ve peligrosamente cercano a una estética de la inmediatez cuyo resultado sería el olvido. Los hechos abominables del siglo XX son anticipados por un arte que debe enfrentarse a una alternativa memoria/olvido, y que, según el autor, parece resolverse de  manera inevitable a favor de "la impostura de la inmediatez" en la que el arte es "esa PRESENTACIÓN de una obra que pretende imponerse a todos como evidencia, sin la mediación de reflexión alguna" (p. 65). A favor de la memoria del arte, recae en la analogía cuando reúne la "inmediatez amnésica" del arte contemporáneo con el efecto de estupor de las sociedades de masas "sometidas al condicionamiento de opinión, a la propaganda de los mass media y esto, igual que el terrorismo o la guerra total, llevado a los extremos" (p. 54); y es el propio Virilio quien no se preocupa en permanecer en los extremos cuando acude al cliché apocalíptico con referencia  a los medios masivos que "para satisfacer las mediciones de audiencia, sólo vehiculizan la obscenidad y el espanto" (p. 64), ni cuando se muestra descontento por la pérdida de "sabor" que acarrea la tecnología digital. Las analogías continúan cuando traslada sus temores acerca de los experimentos genéticos contemporáneos al campo en que se delinean las fronteras inestables entre lo ético y lo estético. Para Virilio el mundo del futuro es un lugar incierto plagado de peligros, amenazado por una absoluta libertad aniquilante de todo límite, y "sin límite, no hay valor; sin valor, no hay valoración, no hay respeto…" (p. 81); un mundo que corre el riesgo de generar –o de permanecer en– el culto al arte por el arte, un arte irreflexivo, impostor e impiadoso por absolutamente libre.

En El procedimiento silencio, Virilio retoma sus temores hasta tornarse francamente predictivo. Con la "explosión ensordecedora de lo AUDIOVISUAL", iniciada con el cine sonoro, se inaugura el silencio del arte. Al arte contemporáneo sólo le queda aullar el espanto "sin necesitar la atención, ni la reflexión prolongada del aficionado en beneficio de un reflejo condicionado, de una actividad reaccionaria y simultánea" (p. 106). Reaparece así la idea de la impostura de la inmediatez lamentada en Un arte despiadado; las artes sin motor se resuelven, de esta manera, en un presente absoluto en donde la estridencia mediática impone su ley del silencio al diálogo, el cuestionamiento y la reflexión. Las pantallas saturadas de crimen y pornografía condenan a las artes de la mera imagen a otorgar callando. Se acerca el mundo de la "HIPER-ABSTRACCIÓN numérica", de la "CIBER-abstracción coreográfica" y el "ARTE AUTOMÁTICO" del "CIBERMUNDO virtual". Semejante grandilocuencia anticipatoria desemboca en un llamado a la reflexión y a la memoria, en donde Virilio reintroduce las relaciones entre los diferentes desastres y genocidios del siglo XX y los límites éticos y estéticos del arte y de los medios. Retoma, finalmente, el cliché apocalíptico, que requiere de la claridad de límites más allá de los cuales la democracia deja lugar al "llamado al asesinato, límites que franquean alegremente los que ya se denominan MEDIOS DE COMUNICACIÓN DEL ODIO".

Más del lado de la declamación moralista que del ensayo científico, ambos textos siguen una argumentación errática más cercana a la pseudo-lógica epidíptica -mediante una resolución enfática que recurre incluso a giros tipográficos que subrayan las cimas de la apelación patética- que a la probatoria usual de las ciencias sociales que incluyen la reflexión estética. El lector que este libro busca no es uno que necesita abrir nuevos campos descriptivos y explicativos de los fenómenos artísticos contemporáneos, sino aquel interesado por los caminos -menos explicativos que prescriptivos- de un pensamiento humanista preocupado por una simbiosis ecológica del arte y la vida.

Autor/estop

Sergio Moyinedo Licenciado en Historia de las Artes Plásticas (Fac. de Bellas Artes /Universidad Nacional de La Plata). Desarrolla su actividad de investigación en el ámbito de la Historia y la Teoría del Arte. Es docente-investigador en la UNLP y en el IUNA.
E-mail: smoyined@yahoo.es

 

http://www.revistafiguraciones.com.ar
Instituto Universitario Nacional de Arte - IUNA Crítica de Artes
Yatay 843 (C1184ADO) Ciudad Autónoma de Buenos Aires 54 011 4861.0324

Realizar comentariotop

Comentario  
 
   
Nombre y apellido E-mail
Minibio (opcional)