crítica de artes    
figuraciones
figuraciones
Estéticas de la vida cotidiana n° 6
dic.2009
semestral
Secciones y artículos  [1. La construcción de lo cotidiano en los medios]
Una manera de leer. El problemático estatus de los blogs

Cecilia Ferreiroa
abstract
texto integral
notas al pie
autor
bibliografía
comentarios
aAimprimir

Abstract

En el presente trabajo se analiza una lectura bastante frecuente de los blogs que estructuran un relato de vida: la lectura autobiográfica. Se examina la existencia de marcas "autobiográficas" en los textos y se trabaja con autores que, por un lado, cuestionan la posibilidad de establecer en forma concluyente su carácter autobiográfico, y por otro, eliminan la referencia del lugar regulador del relato. Se pregunta, entonces, dónde debería situarse lo autobiográfico. Se busca producir una apertura hacia otras formas de leer los blogs. Se reflexiona sobre el problema del estatus de los blogs a partir de esta forma de leer. Se hacen algunas consideraciones acerca de la situación específica del formato blog, y sobre cómo esto plantea problemas y podría inaugurar nuevos caminos.

Palabras clavetop

Blogs-formas de leer-estatus del blog

Abstract en ingléstop

A way to read. The problematic status of blogs

 

This work analyses a fairly common reading of blogs that make a story of life: the autobiographical reading.It examines the existence of autobiographical marks in the texts. It deals with authors that, on one hand, question the possibility of establishing their autobiographical character in a conclusive way, and, on the other, eliminate the reference to the story's regulating role. It therefore asks where the autobiographical ought to be situated. It aims to produce an opening to other ways to read blogs; and to invite a discussion. It discusses the problem of the status of blogs from this way of reading. It gives some suggestions on the specific situation of the blog format, and how this is problematic and could open new paths.


Palabras clave

Blogs-ways of reading-blogs status

Texto integraltop

Introducción

 

1 El presente trabajo, en el que se buscará reflexionar sobre algunos aspectos de cierto tipo de blogs y sobre la forma en que éstos son leídos, es parte de un proyecto de investigación en desarrollo.

 

2 Se analizarán aquí sólo los blogs que construyen un relato de vida y que tienen un tipo de lógica realista, que evoca la lógica con la que pensamos la vida cotidiana. Los eventos narrados y el tipo de vínculo que se establece entre ellos pueden ser pensados como parte de nuestra vida cotidiana, o de la vida cotidiana de alguien, de cualquiera. La organización de estos relatos sería opuesta a una organización que podríamos llamar irreal[1]. El tipo de relato con el que se trabajará conforma esa posibilidad de pensar lo narrado como eventos sucedidos a alguien (a una persona, no a un personaje) en la vida. Se trata de la posibilidad de ese reconocimiento por parte del lector.

 

3 A partir de este recorte del objeto de estudio, entonces, no se examinarán blogs que postulen una lógica fantástica, maravillosa, disparatada; tampoco blogs dedicados a la poesía, ni de análisis político, de opinión, de crítica, etcétera.

 

4 Se busca problematizar un espacio al que parecen relegarse aquellos blogs. Se pondráatención en la lectura que se hace sobre ellos: una lectura autobiográfica o referencial[2]. Muchos blogs son leídos en forma autobiográfica, como si contaran la propia vida del autor, como si se tratara de sucesos de su vida. Se establece así una identidad entre el narrador y el autor material del texto[3]. En este trabajo nos preguntamos por qué hay tanta confianza en el aspecto autobiográfico de lo narrado[4], por qué no aparece una reflexión o problematización, o siquiera cierta duda sobre esa lectura; por qué se la da por obvia, evidente.

 

5 Se trabajará sobre esa lectura autobiográfica a partir de las marcas en el texto que la motivan y posibilitan. La pregunta es si esas marcas llevan a una única forma de leer. Se analizará también la cuestión del lugar en el que se coloca a los blogs, su clasificación a partir de esta lectura referencial. ¿Es posible caracterizarlos en forma definida? ¿Los blogs son relatos de la propia vida, son una construcción ficcional, o ambas cosas a la vez? ¿Cuál es su estatus: forman parte de la literatura o se trata del relato autobiográfico de una vida privada, o es algo diferente[5]? ¿Si no son parte de la literatura o de lo literario, por qué no lo son? ¿Lostextos de los blogs interesan más como escritura, relato, forma de narración, o como la vida que se cuenta pensada como real, como la vida de la persona que escribe?Estas preguntas buscan poner el tema en debate, o poner cierto aspecto en foco y abrir la discusión. No se busca tanto dar respuestas como caminos para pensarlas y problematizarlas.

 

 

 

1. ¿Los blogs son autobiografía, memorias, diario íntimo?

 

6 ¿A qué género se asimilarían los blogs que hacen un relato de vida? Los relatos de este tipo de blogs cuentan cosas del pasado reciente o lejano, se mueven en el tiempo: hablan de algo que pasó el día anterior, o de algo que pasó en la infancia de quien relata. Como relato de una vida no es ordenado, su lógica se parece a la del diario íntimo. Cada entrada tiene una fecha (dada por el formato blog), lo que contribuye a emparentarla con un diario personal. Muchas veces también el relato de vida se construye en la sucesión de entradas. Se diferencia del diario, sin embargo, en que no respeta necesariamente la inmediatez de lo sucedido en lo narrado, que por lo general sí se da en el diario, en el que se relata la vida día tras día. En el blog, en cambio, pueden aparecer relatos de sucesos lejanos. En este sentido, el blog presenta también ciertas características comunes con las memorias o la autobiografía (ya que narra el pasado lejano).

 

7 El relato de vida que aparece en los blogs se organiza en formas híbridas y abiertas que no sólo incluyen distintos lenguajes (fotos, texto, dibujos) sino que también toman aspectos de géneros diversos. La heterogeneidad de los blogs hace difícil su inclusión en un género determinado.

 

 

 

2. Una lectura común de los blogs

 

8 Tal como se aclaró en la introducción, se trabajará sobre el modo específico en el que son leídos. Se han recopilado una serie de blogs que construyen un relato de vida. Para analizar la manera en que se los lee se ha recurrido a los comentarios que aparecen en cada post, entendiendo que dichos comentarios permiten comprender alguna de sus lecturas.

Cuando el blog no plantea una lógica irreal[6], se lee en gran medida comosirelatara lo sucedido a su autor. En muchos de los comentarios de los blogs analizados aparece una lectura eminentemente referencial del texto[7]. Hay una gran cantidad de comentarios que sólo hacen alusiones a los sucesos narrados, a su contenido tomado como referencial. Muchas veces el comentador da consejos, expresa su preocupación o cuenta una anécdota relacionada con lo leído.

 

9 En el blog Una tarea imposible[8], en una entrada titulada "Madre no aprendió a usar bien el celular" (4 de diciembre de 2008) se dice que la madre de la autora no aprendió a usar los mensajes de texto del celular, y se transcribe aparentemente un mensaje de la madre: "Hola soy Moni como estas pregunto bsos ma". Un comentario a esta entrada cuenta otra anécdota relacionada con el tema. La comentarista cuenta que su tía tampoco entiende la lógica de los celulares, que cuando sale de su casa no se lo lleva con ella, lo deja al lado del teléfono.

 

10 En este tipo de comentarios no se hace referencia a nociones propias de la ficción: no se habla del narrador, ni del personaje, o de la manera en que se organiza el relato[9]. Se considera que quien aparece ahí es una persona, no un personaje[10].

 

11 El blog Arremangame el canelón[11] es claramente más literario y, en general, es leído con más referencias a la escritura.En la entrada "Rumores de Babilonia" (14 de mayo de 2009) es posible leer este comentario que alude a aspectos propios de la escritura: "hoy por hoy, uno de los mejores. Que chillen las palabras, chillen". Pero a pesar de que la lectura de este blog es más literaria, no dejan de aparecer en él comentarios que se vinculan solamente con el aspecto referencial de lo narrado. En otra entrada que se titula "Cachorro quente" (27 de noviembre de 2008), en la que la narradora[12] habla de su padre, aparece este comentario: "muy triste, pobrecita, como hace una para sacarse esas historias de encima? me dan ganas de abrazarte..". Se establece entonces una identidad entre el narrador del relato y el autor material o administrador del blog. ¿Por qué alguien le diría pobrecita a la autora de un relato si no pensara que lo que acaba de leer le ocurrió a ella misma, por qué querría abrazarla para aliviarla?

 

12 Los ejemplos citados fueron elegidos porque su escritura podría llevar a una lectura más literaria, entre otros aspectos, porque el narrador no es el mismo en todas las entradas; la vida narrada es diferente; su forma de contar también. Esto muestra que se narra desde cierto lugar y que desde allí se construye un personaje-narrador. Aparecen también entradas escritas por los dos administradores del blog como una escritura en conjunto (que remite a una escritura colectiva). Y, sin embargo, incluso allí aparecen lecturas eminentemente autobiográficas. Los comentarios oscilan entre esta lectura referencial y la no referencial (la que apelaría a categorías propias de un relato). La pregunta que podríamos hacer entonces es: ¿Cómo es posible que persistan lecturas referenciales, a pesar de haber marcas que podrían llevar a vincular el blog con lo literario?

 

13 Lo que este trabajo problematiza no es sólo la insistencia o persistencia en la lectura eminentemente referencial, sino también el escaso desplazamiento del texto hacia otro espacio enunciativo. ¿Por qué esa resistencia?

 

 

 

3. Reflexiones en torno a lo referencial o autobiográfico

 

14 La lectura autobiográfica plantea la cuestión del estatus de los blogs. ¿Son una continuación de la vida, sólo una forma escrita de contar una anécdota, o son otra cosa?

 

15 Es difícil saber con certeza si cada blog es realmente autobiográfico, si narra la propia vida de quien escribe, o si simplemente es una ficción que toma la forma de un relato autobiográfico. Es difícil saber en qué casos esto es así y en qué casos no, como se tratará de argumentar más adelante. Ciertamente, este tipo de blogs tiene marcas textuales similares a las de un relato referencial (un testimonio, una autobiografía, por ejemplo): se escribe desde un yo, se relatan aspectos de la vida de un personaje, se mantiene unalógica que coincide con la lógica con la que se piensa la vida(no fantástica, por ejemplo). Pero algunas de estas marcas son también las características de la literatura realista.

 

16 Barthes (Lukacs et al.1982), define el realismo, como forma literaria, por la aparición de detalles sin una función, como elementos aparentemente inútiles desde el punto de vista de la estructura del relato. En la literatura realista el detalle descriptivo no tiene que establecer una necesidad en la lógica narrativa, está independizado. Se incluyen detalles que ni siquiera parecen contribuir a crear un clima ni a caracterizar el personaje. Esta independencia del detalle en el realismo se vincula con la pretensión de referencialidad, de mera denotación. Es mediante el detalle que el realismo pretende referir directamente al mundo. Pero, tal como argumenta Barthes, esto no es más que una ilusión referencial, un intento de dar, en la literatura, la apariencia de lo real en el texto; como si pudiera existir en lo literario una mera mostración. Los detalles inevitablemente contienen un sentido; dicen: "yo soy lo real". Este sentido impide la referencia directa, la pura denotación. En el mismo momento en el que los detalles aseguran que denotan directamente lo real, no hacen más que significarlo (connotarlo). Se presentan como real, pero esa presentación es un sentido construido. Construyen el sentido de lo real. Hay en esa forma literaria una ilusión de referencia conformada por el texto, no una referencia a secas.

 

17 Queda por analizar detenidamente qué tan bien o no se ajusta la escritura de los blogs al realismo así entendido por Barthes. Como observación provisoria, se puede decir que muchos blogs presentan una forma más vinculada con el fragmento: se escribe para relatar una anécdota puntual y nada más. Si aparecen detalles, muchas veces no hay una continuación que permita hablar de una totalidad a la que ese detalle estaría o no subordinada. Sería quizás necesario pensar qué vínculo tiene esta escritura fragmentaria con la ilusión de referencia.

 

18 De todas maneras, podríamos dejar planteada la pregunta en relación con los blogs en los términos usados por Barthes para hablar del realismo literario: ¿hay en ellos una ilusión de referencia, o una referencia a secas?

 

 

 

4. Marcas en el texto. Lecturas posibles

 

19 El problema del estatus de los blogs puede ser pensado a partir del problema del estatus de la autobiografía (algo diferente de la novela autobiográfica[13]). La pregunta que la autobiografía desencadenó en los teóricos fue: ¿se trata de literatura (en la que el referente no es lo que rige el orden de la narración[14]) o es referencial (el relato de una vida)? Pensarla como referencial de esa manera era darle un lugar en los márgenes de la literatura, en una zona intermedia, o directamente fuera de ella. Era una forma de equipararla con el discurso en la vida cotidiana. El texto no valía así como literatura o como puesta en forma de un relato, con todo lo que ese estatus pone en primer plano, independientemente de su valor referencial[15].

 

20 Cuando se deja de lado la preocupaciónpor la veracidad de lo narrado, se pueden observar aspectos formales del relato: el uso de determinados procedimientos, el tipo de narrador construidoy también aspectos que tendrían más vinculación con lo poético: el ritmo, la musicalidad, etc. Desde una mirada referencial, en cambio, el texto es valorado como una vida narrada: la promesa autobiográfica es lo que le imprime su valor. Se lo lee para conocer esa vida, no para percibir una manera de narrar, de ordenar los hechos, o una manera posible de contar una vida (una vida, cualquier vida, no esa vida).

 

21 Según deja en claro Starobinski (2008) no hay nada formal (en el texto) que permita distinguir la autobiografía sincera (que pretende contar la vida del que narra) de la novela autobiográfica que no tiene pretensiones de contar la propia vida del escritor. En ambas se narra desde un yo, en ambas hay una identidad entre el narrador y el personaje (el héroe). Justamente la novela autobiográfica juega con la apariencia de ser autobiografía, y toma sus elementos formales. Entonces, no hay ninguna marca en el texto que permita distinguir entre el relato de una vida y la literatura escrita en primera persona que emplea esas marcas.

 

22 La cuestión de la indeterminación planteada por Starobinski permite pensar el caso de los blogs. En ellos es difícil saber en qué espacio se mueve su escritura, ya que poseen ciertos aspectos específicos que acentúan esta indeterminación: muchas veces se escribe con seudónimo, o se trata de personas desconocidas, que en ese sentido, funcionan como anónimos. No es posible, por esto, rastrear su identidad por fuera del mismo blog. De alguna manera la figura del autor, como aquel nombre bajo el que se agrupan los textos y que tiene una entidad jurídica[16], desaparece. Ocupa su lugar la figura del administrador del blog, de quien muchas veces no sabemos su nombre verdadero ni nada en torno a ese nombre[17]. El blog permite borrar al autor. Entonces, ¿desde dónde sería posible decir que hay una escritura autobiográfica? El blog podría ser una ficción que usa las marcas de la autobiografía como ocasión para narrar, o un relato de una vida a secas. Podría ser o una o ambas cosas.

 

23 La cuestión que se busca señalar no es que la lectura autobiográfica no sea posible: aparentemente se encuentran marcas en el texto que la habilitan. Incluso hay blogs en los que parece ser la más adecuada. En Uruguaya en Buenos Aires (diciembre 2008)[18] la autora responde a un comentario sobre algo que escribió de su hija dando a entender que se trata de su hija verdaderamente. En A la sombra de los costicismos en flor (diciembre 2008)[19] se habla de un romance, que continúa a lo largo de varias entregas. Finalmente el narrador y la mujer se casan, y podemos ver fotos del casamiento. Esas fotos podrían funcionar como marcas con mayor peso para situar el texto en lo autobiográfico. Aparecen también comentarios de personas que dicen ser la madre y la tía del autor del blog, y que le dan sus felicitaciones. No se trata de forzar en todos los blogs una lectura no autobiográfica. No se trata de sospechar que la tía no es la tía, ni que la madre tampoco lo es[20]. Pero llama la atención, sin embargo, que en blogs en los que no existen esas marcas autobiográficas más contundentes, muchas veces se realice de todos modos una lectura eminentemente autobiográfica. En muchos blogs esa lectura es posible, pero no es la única posible. Las marcas en el texto no obligan a la lectura referencial, sólo la posibilitan. En ese sentido, es una cuestión relevante analizar la manera en que se leen y circulan; ya que si bien las marcas en el cuerpo del texto permiten esa lectura, los aspectos mencionados del blog parecen más bien llevarnos hacia otro lado.

 

24 Lo que parece claro es que la lectura es una operación significativa sobre los textos de los blogs. ¿Por qué si es posible leerlos de otra manera, apenas se los lee así? ¿Por qué hay una inclinación tan fuerte hacia una de las lecturas posibles?

 

25 Tal como se argumentó más arriba, la imposibilidad de esa lectura no está en el cuerpo del texto. ¿Dónde podríamos situarla? ¿Se trata de cómo se lee en esta época?

 

26 Quizás lo interesante en los blogs no sea determinar si se narra la vida o no, ya que ni siquiera es algo que pueda saberse fácilmente, por lo dicho acerca de sus características. La indeterminación no es algo que pueda ser escindido de su misma condición de producción. Esto podría convocarnos a pensar los blogs desde un lugar diferente.

 

 

 

5. El estatus de los blogs

 

27 Como se mencionó, la polémica surgida en torno a la autobiografía puede ser útil para pensar los blogs. Hasta el momento se enfocó en cierta indeterminación en las marcas que aparecen en los distintos tipos de textos, planteada por Starobinski, y cierta indeterminación característica del blog, con el propósito de postular la no necesidad de una lectura común de los blogs.

 

28 Paul de Man (diciembre 1991, n. 29) cambia la manera de pensar la autobiografía. Se la consideraba como un género literario situado en los márgenes de la literatura, en una zona intermedia, por la forma de su vínculo con la referencia. El autor plantea que la autobiografía no es un género, sino una operación de lectura, y por lo tanto, es en la lectura en donde se la debe situar. La autobiografía es una manera de leer los textos. Por esto mismo pueden aparecer (es posible leer) momentos autobiográficos en diferentes textos literarios.

 

29 Es importante señalar, a partir del trabajo de Paul de Man, el papel activo del sujeto en la lectura de los blogs.

 

30 La lectura es una forma de vínculo con los textos. Y es en ella donde se ancla el lugar eminentemente autobiográfico de los blogs. Esto es algo central en relación con la cuestión del estatus de los blogs.

 

31 Más allá de la definición específica de literatura[21] que se acuerde y del lugar que se le otorgue en relación con el mundo, ciertos textos son considerados literatura y otros no. Por lo tanto, la cuestión de la clasificación de un texto como literatura es relevante y puede ser considerada en sí misma. La pregunta de por qué los blogs no son considerados literatura ni, por lo menos, simple ficción es importante porque, en tanto son narración, podrían estar en ese lugar.¿Qué hace que el vínculo con los textos expuestos en un blog tenga tantas dificultades para conformarse bajo la forma de lo literario o lo ficcional? [22] Cuando la lectura autobiográfica se suspende es posible mirar, por un lado, aspectos que tienen que ver con lo formal de un relato, de todo relato, con las operaciones de la narración y sus características; y por el otro, aspectos que tienen que ver con lo poético, con lo musical del lenguaje, o con las imágenes, las metáforas y otras figuras retóricas usadas.Esa puesta en suspenso del mundo podría permitir que los blogs sean pensados como pertenecientes a lo ficcional (o quizás a lo literario) y no a la vida cotidiana; o incluso, como pertenecientes a los dos ámbitos.¿Es que simplemente no se les da a los blogs ese lugar porque son considerados textos menores, no dignos de formar parte de esa categoría? ¿Es una cuestión que tiene que ver con ciertos aspectos del formato (el blog) en el que circulan esos textos? El blog tiene diversas características. Como se mencionó, se desdibuja la figura de autor. Este aspecto conduciría a dejar la cuestión autobiográfica de los blogs como algo indeterminado. Pero el blog tiene también otras características, que podrían vincularse con la insistencia, pese a todo, en la lectura autobiográfica, o con la resistencia a que sean considerados ficción o pertenecientes a lo literario: los textos que aparecen en un blog no pasaron previamente por todas las instancias de legitimación de la literatura (premios, edición, crítica, etc.); las personas que escriben son desconocidas, abrieron y producen en un blog por su propia decisión y deseo. En los blogs –en su condición de existencia- el deseo de escribir es una cuestión central, depurada de todas las otras cuestiones que en la literatura, por ejemplo, deben acompañar ese deseo (como la aceptación de un editor que desde cierta posición de poder impone normas, criterios de corrección, etc.). ¿Podría vincularse la lectura autobiográfica con esta forma en la que esos textos circulan y se hacen públicos? ¿No se les concederá otra posibilidad que la autobiográfica por su falta de legitimación autoral?

 

32 Finalmente, esta lectura ¿se vincula simplemente con una forma de voyeurismo: la ilusión de tener contacto con vidas reales?

 

33 Quizás el aporte fundamental de Paul de Man, aunque está vinculado con el planteo anterior, tenga que ver con un cuestionamiento que se dirige a la forma en la que es pensado el referente en relación con el relato. Las teorías con las que de Man discute le conceden un lugar central a la referencia en el relato, como aquello que lo dominaba desde afuera. Ellas sostienen que el relato está guiado por la vida. De Man cuestiona especialmente ese lugar central en el que aparece la referencia en relación con el relato. Argumenta que la forma de la autobiografía no depende del referente (al igual que la pintura realista no depende de su modelo). No es el referente lo que guía la forma en la que se relata. Lo que el escritor hace está determinado por los requisitos técnicos del medio artístico en el que escribe, por los recursos de su medio. El recurso lógicamente elegido para la autobiografía es la mimesis (la representación realista). La vida se cuenta bajo los recursos de ese medio artístico determinado; prima un verosímil realista, una forma de encadenar los hechos de manerarealista. En este sentido, la autobiografía no depende de los sucesos del mundo, sino de la articulación de los sucesos dada por el relato. Lo central en laautobiografía estaría en la lógica de la narración. Todo en ella está regulado por el medio representacional elegido. Lo que guía el relato, entonces, es el mismo principio constructivo del relato (del medio). La mimesis es simplemente una forma de figurar la vida.

 

34 Como se puede ver, esta forma de pensar la autobiografía extrae la realidad del centro de la narración porque elimina la referencia del lugar organizador del relato. Con esto, de Man le confiere al relato un valor propio, regido por propias reglas narrativas y no por el referente extratextual. En el relato se le da forma a los hechos. Éstos no son previos ni se insertan desde afuera. Surgen en y por el relato. El autor estaría mostrando, entonces, que lo referencial en el texto reside en la relación entre el sujeto que lee y el texto (en la lectura que hace de él). Otra vez, es la lectura la que sitúa el carácter referencial del texto.

 

35 Como se señaló, la forma de los relatos en los blogs se parece más a la del diario íntimo que a la de la autobiografía, pero la cuestión de lo referencial sigue operando en ellos de la misma manera. Por eso, es posible afirmar que lo mismo que se dice para la autobiografía se puede aplicar para el diario íntimo o para los blogs, porque se trata de una narrativa que se mueve en esa oscilación posible entre referencialidad y ficción. En los blogs, incluso, esta indeterminación es mucho más radical que en las otras formas por el borramiento del autor.

 

36 Poner en cuestión el lugar del referente como el que regularía la autobiografía no implica decir que no se pueda pensar el texto como un relato sobre la vida del autor.Un texto, todo texto, puede habilitar esa lectura porque en última instancia es cuestión de cómo se lee. La cuestión central del planteo de de Man es que la referencia no es lo que rige el relato, sino el código (medio) elegido para narrar. Y que esto configura los hechos. En toda narración, en su estructuración, hay una instancia de distancia con el referente (o la vida). Al narrar se siguen los imperativos del código desde el que se narra. El mundo, el referente, vuelve a aparecer en la lectura. Este planteo es importante porque, del lado del texto, obliga a mirar la narración en primer plano y, del lado de la lectura, permite interrogarse sobre las operaciones que ésta hace sobre el texto, el lugar en que lo fija. Esta postura de Paul de Man nos llevaría a pensar el texto, en primera instancia, en otros lugares que no son la referencia. Hay así problemas centrales que atender que tienen que ver con el relato mismo.

 

37 Es posible plantear una pregunta que en este trabajo aún no ha sido planteada, y que vuelve la mirada en otra dirección: ¿por qué en los blogs se escribe así?, ¿por qué la escritura de los blogs quedó anclada en ese código narrativo?, ¿por qué se relata siempre o casi siempre desde un yo? ¿Por qué no aparecen dentro de la narración alusiones a la escritura, a la construcción?

 

 

 

6. El problema del lugar que ocupa el relato de la propia vida en relación con la experiencia

 

38 Ricoeur (2001) plantea que la experiencia se articula como un relato, que sólo al relatar la propia vida podemos tener una experiencia, podemos alcanzar la comprensión y la organización necesarias de la vida. El relato cotidiano otorga a la vida esa comprensión que permite el acceso a una experiencia. Ricoeur habla de los relatos producidos en la vida cotidiana sobre aspectos de la vida de la persona que narra; por ejemplo, cosas que le contamos a alguien como anécdotas. No se trata de textos, sino de discurso: un relato producido en la conversación con otro. Para Ricoeur no hay otra forma de dar cuenta de la propia experiencia, y de darle sentido, sino es a través del relato. Según esta idea, entonces, narración y experiencia de vida no serían opuestos sino, más bien, indisociables. La narración está al servicio de la experiencia y de la posibilidad de configurar un sentido a la propia vida; es una operación básica en la vida, y ello constituiría un elemento común con la literatura. La narración de la vida es un relato con ciertos códigos narrativos que la organizan y ayudan a asignarle sentido. No se trata de referencialidad a secas, está inevitablemente atravesada por un principio organizante de los sucesos que permite la constitución de una experiencia. Al hacer un relato de la propia vida, se producen elipsis, se organizan los elementos, se les proporciona una valoración, una sucesión, se los cuenta con un estilo determinado, etc. Ese estilo remite al presente de la narración, no al tiempo en que transcurrió lo narrado[23]. Para Ricoeur lo que importa en el hecho de narrar es que el relato permitió conformar un sentido a la vida del que relata (es decir, le dio una experiencia); no tiene que ver con la idea de que haya sucedido o no realmente así. El relato más que contener una verdad, una adecuación a los hechos considerados como previos, otorga sentido. Esa es la operación fundamental que realiza el relato. Otra vez, la referencialidad en términos inmediatos se aleja. De acuerdo con esto, siempre sería relevante y necesario observar la organización del relato porque es allí donde está el sentido. Según el autor, el hecho de narrar la vida es lo que constituye una historia de vida, un pasado[24].

 

39 Narrar la vida permite conformar una experiencia. Podemos decir entonces que el relato constituye los hechos con un sentido determinado. No es posible plantear una cuestión de fidelidad o no con ellos, como si existieran hechos previamente constituidos a los que hacer referencia, ya que es en el relato que surgen hechos con una valoración; se jerarquizan algunos  por sobre otros; se establece un determinado encadenamiento, un vínculo entre ellos. No hay hechos sin una mirada. Entonces, ¿cómo plantear que el relato copia o refiere en forma inmediata una realidad pensada como previamente constituida de una vez y para siempre?Retornando a Ricoeur, relatar es justamente lo que conforma una experiencia y una historia de vida. Sin ella, sin esa operación de sentido no hay nada. Como se puede apreciar, el planteo de Ricoeur está en la misma línea que el planteo de Paul de Man, según el cual el relato configura los hechos desde adentro.

 

40 Según el planteo de Ricoeur para la narración que hace una persona de su propia vida, podríamos preguntarnos qué sucede con una narración leída como relato de la vida del narrador. ¿Qué experiencia produce este relato en el lector? Si narrar la propia vida otorga sentido a la propia vida, ¿qué ocurre al leer la narración de la vida de otros? (más bien se debería decir: ¿qué ocurre cuando un relato es leído como si narrara la vida de su narrador?). ¿Qué ocurre con nuestra propia vida cuando leemos algo que consideramos la vida de la persona que narra?

 

41 Ricoeur responde a esa pregunta en "La función hermenéutica del distanciamiento" (2001), donde habla de la literatura. El valor de la literatura está dado porque permite otorgar un modelo de relato, de ordenamiento de los sucesos, que sirve para el relato de la vida del lector. Leer algo que tiene la forma de un relato de la vida permite tomar contacto con una manera de construcción de sentido que puede ser capitalizada como experiencia para el propio relato de la vida del lector. Se lee la operación de sentido del otro. La operación de sentido se produce tanto si el que escribe está produciendo un texto de ficción con esas características (con la forma de un relato de vida pero sin un valor referencial), o si está conformando y configurando los sucesos de su vida.

 

42 Pensada de esta manera, la lectura referencial de los blogs no implicaría espiar la vida de otro (voyeurismo), sino buscar  sentido a través de la operación de construcción de sentido del otro en su relato. Se trata de buscar modelos de sentido. Pero el caso es que esta construcción de sentido no necesita de la referencialidad. No necesita lo autobiográfico ("verídico") para que funcione la operación de construcción de sentido y para funcionar como modelo para la propia construcción del relato. Esto mismo sucede, según Ricoeur, con la lectura del relato considerado literatura. Cuando leemos el relato que el narrador de una novela hace de un personaje, aparece igualmente esta construcción de sentido sobre esa vida ficticia de la que se narra. ¿Cómo debemos pensar entonces esta insistencia en la lectura referencial?[25]

 

43 Se podría postular que los blogs permiten el acceso a cierto espacio público a personas desconocidas, que no pasaron por todas las instancias de legitimación de la publicación editorial. Su lugar no autoral y su indeterminación constitutiva podrían poner la lectura referencial en suspenso, hacerla no relevante. Lo que los blogs podrían mostrar en última instancia es que no importa si son autobiográficos o no. Sin embargo, en la lectura que se hace de ellos se muestra que eso sí importa. Hay una insistencia en el aspecto referencial y un desinterés por otros aspectos más formales del relato. Su lectura se encuentra volcada en esa dirección con una confianza casi dogmática; como si se repitieran con el blog los hábitos de lectura de otros formatos. El blog tiende a borrar el autor, el libro lo repone. La lectura referencial o autobiográfica es viable como estrategia de lectura en el libro, en el eje del nombre propio y del autor, con todo lo que eso implica: posibilidad de seguir la vida del autor, de reunir datos de su biografía, etc. Esta insistencia muestra entonces, una vez más, que la lectura autobiográfica es cuestión de un modo de ejercer la lectura.

 

44 Otra pregunta podría ser formulada: ¿por qué se escribe con la apariencia de un relato de la propia vida? Dado que la exterioridad respecto de los espacios de legitimación y de condicionamiento podría proveer una mayor libertad. Esta cuestión deberá para ser desarrollada más adelante.

 

45 Los blogs son un espacio de una enorme producción de escritura. Hay gran cantidad de ellos y de personas que los administran. En los blogs se escribe, se producen relatos, se lee. La gran proliferación de relatos y la posibilidad de que aquellos que no accedieron a los espacios tradicionales de la escritura (de la literatura, incluso) puedan hacerlo con cierto grado de apertura (publicidad) proporciona una novedad. Más que una voluntad incierta de contar la propia vida se observa una voluntad de escribir, de relatar. Ese parece ser el lugar productivo de los blogs. Ellos aparecen así como una máquina de producción de escritura, de relatos, que –como se pudo observar en los ejemplos- no sólo son producidos por el administrador del blog sino también por los comentarios. Relatos que suscitan relatos, como un encadenamiento que podría inducir a pensar en la ausencia de un cierre definitivo. En los blogs aparece una proliferación de relatos que en las formas tradicionales de literatura (en la soledad de la lectura del libro) no tienen visibilidad, quedan confinadas al espacio privado. ¿Se podrá afirmar gracias a los blogs que en esta época hay un aumento de la producción de relatos? Se piensa habitualmente el presente como un espacio de visibilidad de la vida privada: relatos testimoniales, autobiográficos, narrativas del yo. Hay, a su vez, una gran tendencia a buscar lo autobiográfico en cualquier texto o producción artística, como si hubiera una fatiga de la mirada sobre la ficción.Se intentó argumentar en este trabajo, en relación con los blogs, que no es posible asegurar si la vida privada de la persona que narra es lo visible en su relato, si efectivamente en el relato se cuenta-configura la propia vida. Pero sí sabemos que son leídos de esa manera, como si la contaran. Más que visibilidad, en todo caso, habría lectura, confianza de que se trata de un relato de la vida privada. Más que una necesidad de contar (o escribir sobre) la vida, habría una necesidad de pensar que se lee la escritura de la vida de alguien. El olvido del carácter constructivo del relato –y de otros aspectos relacionados con lo literario pero no necesariamente narrativo– señala también esto. Pero en los blogs también es posible ver un aspecto diferente que podría ser pensado como una característica de esta época: la gran producción de relatos. ¿Cuántos blogs hay?, ¿cuánta gente que escribe, relata?

 
 
 

Notas al pietop

[1]   En este tipo de organización, la narración no se atendría a ningún realismo en sentido simple: no coincidiría con la lógica del sentido común con la que pensamos la realidad. Pueden volar vacas, crecer árboles velozmente, revivir personas.

[2]     Hay diferencias fundamentales entre decir referencial y realista. El término referencial se refiere directamente al hecho de que lo leído se tome como algo que le pasó en la vida del que narra. Realista alude más bien a la posibilidad que brinda el relato (por su modo de organización y por los hechos mismos narrados) de ser leído de una manera referencial. Realista, es un modo de organización del relato, una cierta lógica que lo articula; referencial, es el efectivo establecimiento de una conexión entre lo narrado y la vida de la persona. En ese sentido, la organización realista no lleva necesariamente a que se haga la lectura referencial, ya que el relato puede ser leído con distancia, por ejemplo, cuando se lo lee como literatura. Entonces, no es contradictorio con el modo de organización realista la idea de que sea tomado como literatura, y no como la vida del que narra. Es una posibilidad válida, de hecho.

[3]     Para una reflexión de este problema y de esta distinción se puede consultar Barthes (Barthes et al. 1996), Todorov (Barthes et al. 1996).

[4]     Se usa los términos autobiográfico y referencial indistintamente, significando lo mismo: la lectura de un relato como si se tratara de la vida del que lo narra; como si remitiera a hechos del mundo.

[5]     Existe bibliografía clásica sobre la diferencia entre textos no ficcionales (referenciales) y textos ficcionales basada en la diferencia entre verdad y verosimilitud en función del vínculo con la referencia (Aristóteles 1989). También es posible consultar el texto de Ricoeur (1995) especialmente el capítulo 3 "Tiempo y narración" en donde se hace una distinción entre historia y ficción.

[6]     Ver nota 1.

[7]     Esta lectura no es para nada la única, pero sí es bastante común, incluso mayoritaria en relación con el corpus analizado. Por eso, al decir que la lectura eminentemente referencial o autobiográfica de los blogs es muy común, no se pretende decir que no existan otras lecturas que prestan atención a otros aspectos no vinculados con la referencia.

[9]    Para un desarrollo de estas cuestiones dentro de un modelo de análisis de los relatos se puede consultar Barthes (Barthes et al. 1996).

[10]    En la nota 15 se proponen algunas lecturas más en torno al problema de la relación de la literatura con el aspecto referencial.

[12]    La narradora es un personaje que aparece en el mismo relato. Alguien, en el relato, relata su historia.

[13]    La novela autobiográfica es un género literario que no tiene pretensiones de contar la vida del autor, es solamente un género elegido para construir una ficción, mientras que la autobiografía pretende contar la vida del que narra; es decir, pretende tener un valor referencial.

[14]    Esta discusión sobre la autobiografía se llevó a cabo en el marco de una idea de la literatura como diferenciada de la vida, y de otras disciplinas. Por eso la oposición. Si la literatura está diferenciada, entonces, hay mediación entre la literatura y la vida, y no es referencial en la misma forma en que lo es el discurso en el diálogo de la vida cotidiana.

[15]    Para un estudio de la diferencia entre la lengua tal como funciona en la literatura y la lengua en su funcionamiento en la vida cotidiana se puede consultar: Ricoeur (2001) en especial el Capítulo: "La función hermenéutica del distanciamiento"; Bajtín (1995) en particular el Capítulo: "El problema de los géneros discursivos"; Eagleton (1993) "Una introducción. ¿Qué es la literatura?". Para estudiar el proceso de autonomización de la literatura: Bürger (1987), Adorno (1988). Para un análisis y un desarrollo histórico del concepto de representación en la literatura se puede consultar Nancy (2006).

[16] El autor, en tanto es un nombre propio, que pone una firma, puede ser llamado a declarar por cuestiones vinculadas con aspectos literarios, como por ejemplo, el plagio. El nombre propio remite a un ser registrado en el registro civil por la autoridad del Estado. Para un desarrollo más detallado de esto es posible consultar "Ante la ley" de Derrida.

[17] Sobre el administrador no pueden caer juicios vinculados con aspectos literarios.

[20]    Aunque, en verdad, esto también es posible. La forma en la que se eliminarían las dudas sobre el carácter autobiográfico del texto sería mediante el trabajo con la biografía del autor. Pero, como se aclaró, muchos autores de los blogs escriben con seudónimo, o no son conocidos y no se puede tener acceso a su vida. Entonces, muchas veces se vuelve una tarea muy difícil la de establecer a ciencia cierta el carácter autobiográfico. Lo que aparece más bien en la lectura que se hace es una creencia, una confianza del lector.

[21] Durante la modernidad se tuvo una idea de la literatura como algo diferente de la vida, y de otras disciplinas. Se consideró que la literatura era un ámbito autónomo, que podía darse a sí misma sus propias reglas, su propio criterio de lo que era arte. Esta autolegislación es lo que conforma la autonomía de la literatura. La literatura se otorga su propio valor, pero esto la separa de un sentido garantizado; también la separa del mundo. Su relación con el mundo está mediada por la forma; la literatura no tiene un valor referencial inmediato, porque su lengua no es equivalente a la de la vida cotidiana; tiene un doblez. La definición de literatura en el presente es polémica. Josefina Ludmer afirma que esta etapa es una etapa de postautonomía, que la autonomía de la literatura está superada, que ya no hay diferencia entre literatura y vida: es vida y es literatura; un espacio sin diferenciación. El problema que podría formularse a este planteo es que la autora parece centrar toda la cuestión de la pérdida de autonomía en la cuestión del vínculo con el referente. Pero la autonomía de la literatura no se fundamenta en la referencialidad, sino en el carácter autolegislativo (el hecho de que pretenda darse su propio criterio de valor, sin que le sea dado desde afuera); que, a su vez, lleva a un funcionamiento y circulación también diferenciados de los de otros textos pertenecientes a otras disciplinas. La postulación de la pérdida de la autonomía debería fundamentarse en la pérdida del carácter autolegislativo; y se debería analizar si la literatura sigue pretendiendo darse su propio criterio de cómo debe ser para ser literatura, sin tomarlo de afuera (de algo que no sea literatura). La discusión y análisis de este contundente planteo ameritarían un trabajo serio y detenido; aquí se señalan únicamente algunas cuestiones que podrían ser problemáticas. Hay, sin embargo, muchos otros autores que siguen insistiendo en que la autonomía del subsistema todavía opera, con sus zonas problemáticas (como las hubo siempre). No es el objetivo de este trabajo analizar este largo y polémico debate, sino señalar su existencia.

[22] Se usa los términos literatura y ficción en forma no equivalente. Con el término ficción se alude exclusivamente a la no referencialidad del texto; al hecho de que lo que se narra no es algo que haya pasado. El término literatura, en cambio, no se agota en esa cuestión. Se vincula con un estatus, con cierta caracterización de un conjunto de textos, con una forma de circulación de ciertos textos; y con la conformación de un ámbito específico para ellos. Literatura alude a un subsistema, a una cierta institución.
[23]    Starobinski muestra mediante la noción de estilo que no hay una identidad entre el sujeto que vivió esa experiencia y el sujeto que narra. El estilo alude únicamente al presente de la narración, no al pasado. Con lo que es otra forma de poner en cuestión el lugar de la referencia.

[24]    Hay una diferencia teórica entre plantear que el relato da sentido a la vida y que el relato cuenta la vida de alguien. En un caso, el relato configura un sentido, hace surgir un sentido. En el otro, aparece la idea de un hecho previo (la vida) que el relato reproduce (cuenta). El hecho está pensado como lo que regula desde afuera el relato. Hay aquí una mirada referencialista.

[25]  Posiblemente la forma de aferrarse a la lectura referencial en los blogs tenga que ver también con la ilusión de compartir una experiencia.

 

 

Bibliografíatop

Adorno; T. (1970) Teoría Estética, Buenos Aires: Hyspamérica, 1988.
Arfuch, L. (ed. 2005). “Cronotopías de la intimidad”, en Pensar este tiempo, Buenos aires: Paidós. 237-290.
— (2008) Crítica cultural entre política y poética, FCE.
Aristóteles. (1989). La poética, México: Editores Mexicanos Unidos.
Barthes, R. (1982). “El efecto de lo real” en Lukacs et al. en Polémica sobre el realismo, Ediciones Buenos Aires SA. 139-155.
— (1996) “Introducción al análisis estructural de los relatos” en Barthes, R.; Eco, U.; Todorov, T. et al. Análisis estructural del relato, México: Ediciones Coyoacán. 7-38.
Bajtín, M. (1979) Estética de la creación verbal, México: Siglo XXI, 1995.
Bürger, P. (1974) Teoría de la vanguardia, España: Ediciones Península, 1987.
De Man, P.(diciembre 1991) “La autobiografía como desfiguración”, en Revista Anthropos, n 29. España. 113-118.
Derrida, J. (octubre 2009) “Ante la ley” en http://www.scribd.com/doc/21704279/Derrida-Jacques-Ante-La-Ley
Eagleton, T.(1983) Una introducción a la teoría literaria, España: FCE, 1993.
Kant, E. (2008) Crítica del Juicio, Buenos Aires: Losada.
Ludmer, J. (mayo 2009) “Literaturas posautónomas” en www.lehman.cuny.edu/ciberletras/v17/ludmer.htm
Molloy, S. (1991) Acto de presencia, Buenos Aires: FCE, 1996.
Nancy, J.-L. (2003) La representación prohibida, Buenos Aires: Amorrortu, 2006.
Ricoeur, P. (1986) Del texto a la acción, Buenos Aires: FCE, 2001.
— (1995) “Capítulo 3. Tiempo y narración” en Tiempo y narración, Vol I, México: Siglo XIX.
Sarlo, B. (2005) Tiempo pasado, Buenos aires: Siglo XXI.
Schiller, F. (junio 2009) Cartas sobre la Educación Estética del Hombre en http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/filosofia/schiller/indice.html
Starobinski, J. (1970) “El estilo de la autobiografía”, en La relación crítica, Buenos Aires: Nueva Visión, 2008.
Todorov, T. (1996) “Las categorías del relato literario” en Barthes, R.; Eco, U; Todorov, T. et al. Análisis estructural del relato, México: Ediciones Coyoacán. 161-196.
                    
Blogs citados


Autor/estop

Cecilia Ferreiroa es Licenciada en Letras de la UBA, está cursando la Maestría en Análisis del discurso en la UBA. Integra actualmente el proyecto de investigación en calidad de Investigador en Formación “Puesta en escena y performance cotidianas: los relatos de los actores”, 2009 – 2010, IUNA; y el proyecto “Performance y vida cotidiana”, 2006 – 2009, UBA. 

ceciferreiroa@yahoo.com

http://www.revistafiguraciones.com.ar
Instituto Universitario Nacional de Arte - IUNA Crítica de Artes
Yatay 843 (C1184ADO) Ciudad Autónoma de Buenos Aires 54 011 4861.0324

 

Realizar comentariotop

Comentario  
 
   
Nombre y apellido E-mail
Referencias personales (opcional)